Referencias

Según el Catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid, Julián Briz, “los Huertos Urbanos no son una moda, vienen para quedarse”. Se pueden encuadrar dentro del movimiento Slow Food, que defiende la agricultura de proximidad y ecológica. Según la FAO, “proporcionan alimentos frescos, generan empleo, reciclan residuos urbanos, crean cinturones verdes y fortalecen la resiliencia de las ciudades frente al cambio climático”.

La ciudad de Nueva York cuenta en la actualidad con más de 700 jardines comunitarios, en los diferentes distritos.En unos terrenos abandonados propiedad de la Universidad de Berkeley (California) se desarrolla People´s Park, un proyecto comunitario y autogestionado.

En Gran Bretaña, el movimiento Granjas Urbanas y Jardines Comunitarios (City Farms and Comunity Gardens) desarrolla proyectos no solo de huertos, sino también de cría de animales de granja y caballos en entornos urbanos, incorporando una fuerte carga de educación ambiental a través de actividades orientadas a los niños, como talleres o teatro. En Europa, Polonia es el país con más metros cuadrados de agricultura urbana por habitante (25,4 parcelas/1.000 hab.), seguido de Eslovaquia (16,3) y Alemania (12,3).

En España, el número de huertos urbanos supera los 15.000, en más de 300 municipios. A nivel mundial, se calcula que actualmente hay 800 millones de personas involucradas en agricultura u rbana, de las cuales unos 60 millones son latinoamericanas.En Argentina existen 800 huertos comunales que apoyan directamente a 10.000 familias y benefician a un total de 40.000 personas. En Caracas hay 4.000 microhuertos. El programa brasileño Hambre Cero apuesta por la agricultura urbana como una de sus estrategias. La ciudad de La Habana produce hasta 300 g de hortalizas diarios por habitante.